cab Don Pedro Guzman

Acrecentamiento del Condado

A su labor por acrecentar su condado de Olivares, sumó sus obligaciones políticas y cortesanas, acompañando a su hermano el Duque de Medina Sidonia a las Cortes celebradas en Toledo en 1538, y a varios viajes fuera de España en sus obligaciones con la corte. En 1543 participó en la comitiva que fue a recoger a la Infanta María proveniente de Portugal para casarse con el Príncipe Felipe. En 1548 realizó otro viaje, en esta ocasión se llevó a su hijo mayor Enrique, como mayordomo real, cargo para el que había sido nombrado por el propio heredero al trono ese año, acompañando al Príncipe Felipe en su expedición por Italia, Alemania y Flandes. En 1554 acompañó de nuevo al Príncipe Felipe a Inglaterra para la celebración de su boda con María Tudor.

En enero de 1544 promulgó unas ordenanzas para el buen gobierno de las villas de Olivares y Heliche, en las que se establecían las penas y los castigos de los distintos delitos que se cometían. Estas primeras ordenanzas fueron aumentadas y completadas por otras a fines de diciembre de 1552, que regulaban el funcionamiento del Concejo, la guarda de los heredamientos y los pechos y para la organización, el funcionamiento y la administración del Pósito de Olivares, destinados a mitigar las épocas de carestía de sus súbditos de Olivares, Heliche, Castilleja de la Cuesta y Castilleja de Guzmán.

El 12 de mayo de 1552 don Pedro de Guzmán fundó la Hermandad de la Santa Vera-Cruz de Olivares y ocho años después, concretamente en 1560 edificó un hospital con capilla propia, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Antigua, en unos terrenos cedidos por la I Condesa doña Francisca de Ribera. Esta advocación fue traída a Olivares por el propio Conde al ser muy devoto de la Virgen de la Antigua que se venera en la catedral de Sevilla. En Olivares existía en ese tiempo una pequeña capilla dedicada a la Virgen del Álamo, por entonces patrona de la villa.

Un mes más tarde, el 13 de junio del mismo año, mediante un título y provisión despachados en Bruselas, el Emperador le hizo merced al Conde de Olivares del título de “Alcaide tenedor y obrero mayor de los Reales Alcázares  y Atarazanas, de la ciudad de Sevilla y sus anejos, y de los palacios y bosques del Lomo del Grullo y de las Rocinas, con el término redondo a ellos anejos, que están en el Aljarafe”.

En 1554 fue nombrado por el Emperador Carlos V, Contador Mayor de la Contaduría de la Real Hacienda.

En los siguientes nueve años consiguió adquirir en Sevilla el famoso “Corral del Conde” (23), con más de trescientas casas, situado en la calle Santiago sigue hoy día con ese aire romántico del siglo XVI. Además compró otras treinta y ocho casas, un mesón, siete boticas y dos tiendas. En el año de 1563 don Pedro de Guzmán realiza la fundación del Mayorazgo de la Casa de Olivares con lo que queda legalmente constituido el núcleo inicial del “Estado de Olivares”. En el libro de don Antonio Herrera García “El Estado de Olivares”  se relata todas las adquisiciones, derechos y jurisdicción con el que contaba dicho Mayorazgo.

1. El señorío, jurisdicción y vasallaje de las villas de Olivares, cabecera del estado, Castilleja de la Cuesta, Castilleja de Guzmán y Heliche con sus rentas, pechos y derechos, censos y tributos, alcabalas y demás pertenencias.
2. Los olivares, casas, molinos, silos, tierras de pan, viñas y demás bienes incluidos en los términos de aquellas villas, entre los que sobresalían las dehesas de Los Crespines y Vieja y los olivares y tierras de pan de las capellanías de Elvira de Ayala en termino de Olivares, la dehesa de Ajoar en la encomienda de Castilleja de la Cuesta y el heredamiento de Characena en la encomienda de Heliche.
3. El heredamiento de Miraflores, junto a Sevilla.
4. El donadío de Soberbina, con doscientas fanegas de tierra, situado al noroeste del término de Olivares.
5. Las más de treinta casas en Sevilla, repartidas por las collaciones de Santa María (10 viv.), San Vicente (10 viv.), San Salvador (4 viv.), Santa María la Blanca (3 viv.), San Miguel (2 viv.), Collación de La Magdalena (2 viv.), San Esteban (1 viv.), y San Lorenzo (1 viv.) más los antes mencionados un mesón, un corral de vecinos “El Corral del Conde”, siete boticas y dos tiendas, en Sevilla.
6. Las huertas de San Julián y de Alcántara, también en Sevilla.
7. 16.180 maravedís y 18 gallinas de tributo anual sobre casas y dos pedazos de viña, en Sevilla.
8. Dos mil arrobas de aceite anuales en un juro situado sobre su diezmo en Sevilla.
9. 3.568.712 maravedís de juro anual, situados sobre el almojarifazgo mayor de Sevilla y las alcabalas de Sevilla, Granada, Málaga y Carmona.
10. 1.220.014 maravedís en tributos perpetuos y redimibles, que pagaban diferentes sujetos y el Concejo de Arahal.